Maite, ¿tienes miedo a los terremotos?